Horarios : Lunes a Viernes de 8 a 18 hs
  Contacto : (+54 381) 4308582 | (+54 381 9) 156381544

CONCEPTO DE ENSUCIAMIENTO CORPORAL

El Dr. Jean Seignalet (1936 -2003) quien fue doctor en medicina, inmunólogo y catedrático de la universidad de Montpellier, indagó en los años 70 la relación entre las enfermedades y la alimentación; y durante más de 30 años trató miles de pacientes con pautas nutricionales. Es autor de cientos de publicaciones en prestigiosas revistas científicas y del libro “La alimentación, la tercera medicina”. Basado en sus investigaciones y en la evidencia científica que obtuvo al tratar a los pacientes, relacionó a la “moderna alimentación” como principal responsable de las enfermedades contemporáneas y acuñó el término de “ensuciamiento corporal”, aludiendo a la gran acumulación de moco, grasas inadecuadas, sustancias tóxicas y desechos ácidos que contaminan la sangre y se van almacenando en el cuerpo. Todo lo mencionado conduce  al progresivo deterioro y a veces mutación de células, tejidos y órganos de todo el cuerpo.  La alimentación moderna se caracteriza por el consumo excesivo de proteínas animales, panificados, refinados, azúcar y lácteos; con el agravante de la cada vez más disponible comida “chatarra” (con muchos químicos que dejan residuos tóxicos y pobre en nutrientes). A esto se suman hábitos nocivos como la ingesta de alcohol, café en exceso, tabaco y drogas; a lo que se agrega muchas veces  el consumo abusivo de ciertos medicamentos (con algunos efectos beneficiosos y muchos efectos adversos);  sin dejar de mencionar el “goteo” permanente de plaguicidas, herbicidas, detergentes, hormonas, plásticos, diversos químicos utilizados para mejorar aspecto y sabor de los alimentos, conservantes, antibióticos y contaminantes del ambiente a los que estamos expuestos permanentemente. Los bebés nacen con gran cantidad de toxinas en la sangre. “En el cordón umbilical hay 287 toxinas, de los cuales 76 producen cáncer en seres humanos o animales, 94 son tóxicos para el cerebro y el sistema nervioso y 79 causan defectos de nacimiento” (Grupo de Trabajo Ambiental de Washington, DC. año 2005)

El mecanismo del ensuciamiento corporal sería el siguiente: Todas las células en sus procesos metabólicos generan desechos y la regeneración celular de órganos y tejidos producen células muertas. Se suma el alto grado de toxemia aportado desde afuera, más los desechos tóxicos generados por los parásitos que proliferan en estos cuerpos desequilibrados. Con estas circunstancias, el organismo sobrepasa su capacidad de eliminación. Si bien tenemos poderosos órganos que nos permiten depurar estos desechos –principalmente hígado, riñones, pulmones y piel- se ven sobrepasados y colapsados por su función excesiva; entonces el cuerpo se ve obligado a almacenar el tóxico remanente.

Es una ecuación simple: Cuando sobrepasamos la natural capacidad de eliminación, generamos más desechos de los que podemos evacuar. Esta acumulación nos enferma. El organismo almacena lo tóxico en donde puede, principalmente en la grasa corporal. La grasa corporal y la celulitis serían como las “bolsas de residuos” de nuestro cuerpo, que está a la espera de que pase un recolector que se las lleve, pero esto no sucede en meses o años o quizá en toda la vida.

Cuando tenemos una enfermedad que nos permite la aparición de una crisis depurativa -por ejemplo una gripe- también el organismo depura, siempre y cuando no la reprimamos con fármacos y respetemos la necesidad de reposo y la inapetencia, recurriendo al ayuno total o bien con jugos y tés medicinales. Mientras realizamos ayunos, el organismo se ve momentáneamente aliviado de esta sobrecarga y aprovecha para deshacerse de los residuos tóxicos.

MECANISMO DEL ENSUCIAMIENTO. CONCEPTOS PRINCIPALES

  • La digestión se altera
  • La flora intestinal se desequilibra
  • Se incrementa la parasitosis, aumentando la toxicidad y las carencias generadas por la inadecuada alimentación.

Todas las células en sus procesos metabólicos generan desechos. La regeneración celular de órganos y tejidos produce células muertas.

Los alimentos sufren procesos de degradación natural para poder absorberse, y producen desechos. Las proteínas se degradan en amino ácidos que generan ácido úrico y urea. Los hidratos de carbonos producen ácido láctico y gas carbónico. Las grasas, ácidos cetónicos.

Los alimentos refinados o industrializados carecen de nutrientes vitales por lo que se consume mayor volumen para cubrir necesidades netas de vitaminas y minerales. Al no digerir bien producimos fermentación y putrefacción; generamos así nuevos venenos que incrementan el ensuciamiento general.

La situación se complica con el stress y los ritmos antinaturales.

Al alimento moderno industrializado se le suma más carga tóxica: los insecticidas, herbicidas, fungicidas, fertilizantes químicos, antibióticos, vacunas, hormonas sintéticas, balanceados, granos transgénicos. También ingerimos diariamente gran cantidad de sustancias químicas artificiales como conservantes, saborizantes, emulantes, estabilizadores, colorantes, edulcorantes, grasas transgénicas (margarinas etc.).

Los riñones pueden eliminar 25 a 30 gramos de urea diaria. Si sólo elimina 20, retiene 5 gramos día o sea 150 grs. mensuales. Otro tanto sucede con el hígado, ya que cuando sobrepasamos su natural capacidad de eliminación, se generamos más desechos de los que podemos evacuar, debiendo almacenar el tóxico remanente en diferentes órganos.

Los mecanismos a los que recurre el organismo con gasto de energía y recursos que incrementan la toxemia son:

-Hidratación de estos compuestos (retención de líquidos asociados a la deshidratación celular)

-Captura hipogénica (edema, obesidad, celulitis)

-Cristalización (artritis,  ácido úrico, arenillas, cálculos, esclerosis capilar etc.).

 

ENTONCES, NO SÓLO DEBEMOS CAMBIAR NUESTROS HÁBITOS ALIMENTICIOS. DEBEMOS REALIZAR EN SIMULTÁNEO PRÁCTICAS DEPURATIVAS QUE PERMITIRÁN AL CUERPO RECUPERAR SU ESTADO DE SALUD Y NIVEL DE ENERGÍA OPTIMIZANDO LA ACCIÓN DEL MEDICAMENTO HOMEOPÁTICO CONSTITUCIONAL.

EXTRAÍDO DEL LIBRO “MEDICINA QUE CURA” DE LOS DRES. GRACIELA VARELA Y LUIS DETINIS. Todos los derechos reservados.