Horarios : Lunes a Viernes de 8 a 18 hs
  Contacto : (+54 381) 4308582 | (+54 381 9) 156381544

Día Internacional de la Homeopatía

Hoy 10 de abril celebramos el día Internacional de la Homeopatía al conmemorar el nacimiento de  su creador, Samuel Hahnemann, una de las genialidades más preclaras de la medicina. Nació en Meissen, Prusia, el 10 de abril de 1755. 

La Homepatía es una terapéutica profunda dirigida al enfermo como totalidad, atendiendo así a los síntomas de las tres esferas o planos del enfermo:

  • Plano mental o psíquico
  • Plano funcional
  • Plano orgánico

A su vez estos tres planos, están regidos por la energía vital, centro o principio inmaterial, a partir del cual nos enfermamos o nos curamos. Cuando nos enfermamos lo hacemos con la mente y con el cuerpo, en forma simultánea. Es absurdo considerar que puedan coexistir un órgano sano y otro enfermo o un cuerpo enfermo con una mente sana. Se tiene una enfermedad porque se está enfermo; no se está enfermo porque se tiene una enfermedad”. Una úlcera de estómago, un eczema o un reumatismo, no son la enfermedad; son simplemente síntomas de una enfermedad general del organismo.

Hahnemann era un médico consagrado al estudio y a la meditación, poseía profundos conocimientos de química, farmacia y toxicología. Decepcionado de la terapéutica de su época (sangrías, drásticos y medicinas complejas) en la que era peor el remedio que la enfermedad, abandona el ejercicio de la medicina. Para poder vivir y mantener a su numerosa familia, hace traducciones, dada su condición de políglota.

Descubre la clave de la homeopatía, traduciendo del inglés, un libro de medicina, donde se describía la sintomatología producida por  la intoxicación de la quina en los obreros que la manipulaban. Por otra parte, Hahnemann sabía que los polvos de quina mejoraban el paludismo. O sea:

La quina produce un cuadro de síntomas muy semejante al paludismo. La quina es capaz de combatir el paludismo.

Hahnemann piensa que esta observación podía hacerse extensiva a otras drogas o sustancias de la naturaleza. Se lanza entonces a experimentar con entusiasmo en sí mismo, en familiares y amigos, drogas tales como belladona, mercurio, azufre, etc.

Observa como la belladona reproduce con bastante similitud, la imagen de la escarlatina; o la pulsatilla la imagen del sarampión. Comienza así, por primera vez, en la historia de la medicina, la experimentación en el ser humano.

Luego de seis años de aplicar el nuevo procedimiento, enuncia la Ley de los Semejantes: “Similia Similibus Curentur”, o Ley de Similitud, ley insinuada en la antigüedad por Hipócrates y Paracelso.

—————————-

Gracias Samuel Hahnemann por este legado a la humanidad.