Horarios : Lunes a Viernes de 8 a 18 hs
  Contacto : (+54 381) 4308582 | (+54 381 9) 156381544

Hidroterapia Colónica

La hidroterapia de colon, o lavaje colónico, consiste en la introducción de agua tibia purificada en el intestino grueso durante 45 min. El agua circula por simple gravedad y en flujo continuo y pasan aproximadamente 50 litros durante toda la sesión. El agua que ingresa no es retenida por el paciente sino que se va eliminando junto con los desechos. Es un método sencillo e indoloro. Todo el material que se usa en el tratamiento es descartado al finalizar cada sesión.

 

PRINCIPALES BENEFICIOS

Alivia notablemente síntomas de enfermedades inflamatorias intestinales siendo de gran ayuda en casos de colon irritable, cólicos, enfermedad diverticular y flatulencias. En muy beneficiosa para casos de constipación crónica, ya que renueva la microbiota intestinal, facilitando el desarrollo de su flora benéfica y mejora notablemente el peristaltismo (movimientos normales del intestino). Muchos pacientes con diarreas crónicas mejoran también con la hidroterapia colónica.

Un intestino grueso enfermo crónicamente puede generar infecciones urinarias a repetición y en algunos casos prolapso del colon transverso, que al presionar sobre la vejiga, causa dificultades en la micción o incontinencia urinaria y al presionar sobre el recto, hemorroides. Por el mismo mecanismo la mujer podrá padecer trastornos uterinos y el varón prostáticos. Al mejorar la salud del intestino mediante las terapias colónicas todos los trastornos mencionados desaparecen.

Al limpiar profundamente el intestino grueso, todo el sistema se ve aliviado de carga tóxica y descomprimido. Eso se refleja interna y externamente en la sensación de energía y bienestar, así como en la mejoría de la piel y problemas dermatológicos.

 

¿Cuándo está indicada la hidroterapia colónica?

Considerando el estado de salud de la población mundial, con los efectos de la polución ambiental; los tóxicos acumulados en el organismo por los miles de aditivos utilizados en la alimentación moderna; el alarmante incremento de las llamadas “enfermedades de la civilización”, cáncer, enfermedades autoinmunes, etc. de las cuales el principal factor es la mala alimentación, se hace perentoria la necesidad de depurar el organismo.

Los órganos de desintoxicación son el pulmón, el riñón, el hígado, la piel. Pero donde más se acumulan las toxinas del organismo es en el intestino. Y es con la terapia colónica como se inicia ese proceso de desintoxicación.

 

¿La hidroterapia colónica afecta a la flora intestinal (microbiota)?

Las incrustaciones que cubren la mucosa intestinal impiden el desarrollo de la flora benéfica. La limpieza de colon restablece el pH intestinal, generando las condiciones necesarias para que esa flora (microbiota) benéfica vuelva a desarrollarse en sus niveles normales al mismo tiempo que  la flora patógena se inhibe. Se escucha por parte de algunos médicos que “ese procedimiento barre la flora intestinal, por eso es peligroso”.

Muchas enfermedades hoy en día se gestan a partir de una flora (ahora llamada microbiota) patógena. Es cierto que la limpieza colónica barre gran parte de la flora. También remueve depósitos fecales incrustados y moco colónico de larga data. Y a partir de ahí, finalmente, queda el terreno en condiciones para sembrar flora normal (lo cual se consigue fácilmente a través de la introducción al final de la hidroterapia colónica de kefirán que se obtiene del kéfir de agua y a través de la ingesta de probióticos, prebióticos y sosteniendo prácticas de alimentación saludable). Está demostrado científicamente que la microbiota de pacientes con síndrome de colon irritable difiere significativamente de la de sujetos sanos.

 

Si bien se puede argumentar que “El ser humano no nació para hacerse hidroterapia colónica”, también es cierto que en el pasado el ser humano no padecía de lo que es hoy un común denominador: SINDROME DEL INTESTINO PERMEABLE. Este cuadro consiste en el aumento de la separación entre las células de la mucosa intestinal. Este “agujereado” intestino que sólo tendría por función permitir el pasaje de nutrientes de la luz intestinal al torrente sanguíneo, deja pasar además elementos de mayor tamaño, macromoléculas, quistes de parásitos, virus, bacterias, metales pesados, etc. Nuestra sangre llevará a todos los órganos, incluido el cerebro, todos esos elementos patógenos con la consiguiente aparición de enfermedades tales como Alzheimer, Parkinson, autismo, enfermedades autoinmunes.
Es que el trigo de hoy no es el trigo de hace tan sólo 30 años atrás: posee entre 30 y 50 veces más gluten. Y esta proteína es un pegamento que genera una sustancia pegajosa, mucina que cubre de moco la pared interna del intestino. Otra proteína, la caseína de la leche, también actúa como pegamento, a tal punto que se la utilizaba antiguamente como cola de carpintero.
En la mayoría de los casos, si no removemos esas incrustaciones de los pegamentos citados, capa tras capa, mediante la acción mecánica de la hidroterapia colónica, el síndrome del intestino permeable continuará con el consiguiente riesgo de padecer enfermedades serias.

 

Turnos e Información:
Espacio Vital de Lunes a Viernes de 8:30 a 18:00 hs
San Martin 1012 5 A – Tucumán
Tel (0381) 4308582 – 156 381544