Horarios : Lunes a Viernes de 8 a 18 hs
  Contacto : (+54 381) 4308582 | (+54 381 9) 156381544

Hidroterapia Colónica

La hidroterapia de colon o lavaje colónico, consiste en la introducción de agua tibia purificada en el intestino grueso durante un período de tiempo que suele ser de 45 min. El agua circula por simple gravedad y en flujo continuo, pasando aproximadamente 50 litros durante toda la sesión. El agua que ingresa no es retenida por el paciente sino que se va eliminando junto con los desechos, en un proceso natural de retención y eliminación que se activa a través del reflejo que produce la entrada del agua, pudiendo acompañarse de masajes para ayudar a direccionarla. Es un método sencillo e indoloro. Todo el material que se usa en el tratamiento es descartado al finalizar cada sesión.

 

PRINCIPALES BENEFICIOS

Alivia notablemente síntomas de enfermedades inflamatorias intestinales siendo de gran ayuda en casos de colon irritable, cólicos, enfermedad diverticular y flatulencias. Es muy beneficiosa para casos de constipación crónica, ya que no sólo elimina desechos acumulados sino que permite renovar la microbiota colónica, facilitando el desarrollo de la microflora benéfica que se introduce a través de probióticos. También mejora notablemente el peristaltismo (movimientos normales del intestino). 

Los pacientes con diarreas crónicas mejoran también con la hidroterapia colónica al facilitar el desarrollo de una microbiota benéfica.

Un colon inflamado, con retención de materia fecal y toxinas es causa de infecciones urinarias a repetición, también agrava la incontinencia urinaria y hemorroides

El desequilibro en la microbiota (disbiosis) genera proliferación de hongos como candida albicans, parásitos y bacterias patógenas. La candidiasis vaginal recurrente responde a este desequilibrio que, al corregirse, mejora el síntoma local.

Al mejorar la salud del intestino mediante las hidroterapia colónica, los trastornos mencionados mejoran y con el tiempo, junto a otras pautas brindadas desde la medicina integrativa, desaparecen.

Las toxinas producidas en el colon son absorbidas por el flujo sanguíneo y transportadas hacia el hígado que, a su vez, es el encargado de desactivarlas y eliminarlas. Cuando éste recibe una la enorme cantidad de carga tóxica, sólo podrá frenar parcialmente el paso de las toxinas al sistema circulatorio general y el resto será depositado en el propio tejido hepático o en el tejido graso del cuerpo.

Entre los subproductos químicos tóxicos que se encuentran en el colon y las heces se encuentran el indol, el escatol, el sulfuro de hidrógeno, el gas metano, el dióxido de carbono, ácidos orgánicos con acción patógena local o a distancia. Algunas de estas sustancias son muy tóxicas y olorosas, de ahí el olor tan característico y desagradable de las heces en algunas personas.

Al limpiar profundamente el intestino grueso, el hígado y todo el sistema se ve aliviado de carga tóxica. Eso se refleja interna y externamente en la sensación de energía y bienestar, así como en la mejoría del aspecto de la piel y problemas dermatológicos.

La hidroterapia de colon no es una cura ni una solución absoluta para todos los males; pero al  tener una superficie intestinal tan grande sin toxinas, parásitos patógeno ni inflamaciones, poder absorber adecuadamente todos los nutrientes y hacer una buena selección de esos billones de bacterias que lo habitan le quitas de encima una gigantesco trabajo a tu cuerpo.  De este modo, el hígado y resto de órganos de depuración pueden dedicar sus funciones y su energía a otras tareas fundamentales.

 ¿Cuándo está indicada la hidroterapia colónica?

Considerando el estado de salud de la población mundial, con los efectos de la polución ambiental; los tóxicos acumulados en el organismo por los miles de aditivos utilizados en la alimentación moderna; el alarmante incremento de las llamadas “enfermedades de la civilización”, cáncer, enfermedades autoinmunes, etc. de las cuales el principal factor es la mala alimentación, se hace perentoria la necesidad de depurar el organismo.

Los órganos de desintoxicación son el pulmón, el riñón, el hígado, la piel. Pero donde más se acumulan las toxinas del organismo es en el intestino. Y es con la hidroterapia colónica como se inicia ese proceso de desintoxicación.

 ¿La hidroterapia colónica afecta a la microflora intestinal (microbiota)?

La limpieza de colon restablece el pH intestinal, elimina el biofilm creado por parásitos, hongos y bacterias patógenas y genera las condiciones necesarias para que esa microbiota benéfica vuelva a desarrollarse en sus niveles normales. 

Se escucha por parte de algunos médicos que “ese procedimiento barre la flora intestinal, por eso es peligroso”. Muchas enfermedades hoy en día se gestan a partir de una microbiota patógena. Es cierto que la limpieza colónica barre una buena parte de las bacterias del colon, pero no lo deja aséptico, ya que se conservan colonias de bacterias que habitan esa zona. También remueve depósitos fecales incrustados, biofilm y desechos que pueden ser de larga data. Y a partir de ahí, finalmente, queda el terreno en condiciones para sembrar microbiota normal a través de la ingesta de probióticos, prebióticos y sosteniendo prácticas de alimentación saludable. 

Está demostrado científicamente que la microbiota de pacientes con síndrome de colon irritable y las más diversas patologías gastrointestinales, difiere significativamente de la de sujetos sanos

Si bien se puede argumentar que “El ser humano no nació para hacerse hidroterapia colónica”, también es cierto que nunca hemos estado expuestos a tantas toxinas ambientales y alimentarias. 

Para mencionar algunos alimentos perjudiciales para el intestino, tomemos como ejemplo el trigo.  El trigo de hoy no es el trigo de hace tan sólo 30 años atrás: posee entre 30 y 50 veces más gluten. Y esta proteína es un pegamento que genera una sustancia pegajosa, mucina que cubre de moco la pared interna del intestino. Otra proteína, la caseína de la leche, también actúa como pegamento, a tal punto que se la utilizaba antiguamente como cola de carpintero. En la mayoría de los casos, si no removemos esas incrustaciones de los “pegamentos” citados, capa tras capa, mediante la acción mecánica de la hidroterapia colónica, difícilmente se pueda alcanzar el bienestar deseado sólo con el cambio alimentario.